Ricardo Montaner: del Zulia para el mundo

Héctor Eduardo Regiero Montaner, mejor conocido por su nombre artístico como Ricardo Montaner, es un cantante y compositor argentino-venezolano. Nació el 8 de septiembre de 1957 en Avellaneda, Argentina.

A los 8 años se mudó con su familia  a la ciudad de Maracaibo, en Venezuela, allí creció y se formó como cantante. Montaner tuvo problemas para adaptarse siendo solo un adolescente, había dejado a sus amigos y todo lo que conocía, encontró en la música y el deporte una manera de integrarse y dejar de lado su inseguridad.

Una vez en Maracaibo, formó parte de diversas actividades musicales, participó en el coro de la iglesia, perteneció a varias bandas de rock en compañía de amigos, cuando tenía 16 años, como Scala y Los Correcaminos.

1 año después, pudo conocer a un productor llamado Roberto Luti, quien reconoció su talento, lanzándolo más adelante como solista con un sencillo llamado Mares, en el año 1978. El primer tema que presentó en público fue en el Festival de Ancón (Perú), con el tema Murallas, festival en el que alcanzó el cuarto lugar.

Sus primeros productores le propusieron lanzarse como cantante y fue ahí donde escogió como nombre artístico Ricardo Montaner, utilizando su apellido materno.

Tras una década de intentos infructuosos, consiguió el éxito cuando cantó en el concurso de belleza Miss Venezuela cautivando a casi 20.000 personas, a partir de allí lo descubriría el presidente de su primer sello discográfico.

La fortuna del cantante continuó tras el éxito del tema Yo que te amé, del álbum Ricardo Montaner 1, de 1986. Esa producción dio a conocer su nombre en mercados claves de Latinoamérica. Mercados que hoy todavía lo reclaman como suyo.

Ya para 1988, con el álbum Ricardo Montaner 2, y con una intervención suya como actor en la que entonces fuera la telenovela más vista de Venezuela, Niña Bonita, se consolidaba el ascenso meteórico del artista.

En 1990, Ricardo Montaner lanzó su tercer álbum de estudio: Un toque de misterio, extrayéndose el primer sencillo, La cima del cielo, que alcanzó altos niveles de popularidad, realizándose un videoclip ecológico y turístico en las cataratas del Salto Ángel y los tepuyes del Estado Bolívar, en Venezuela.

En 1992, grabó su última producción discográfica para la empresa Sonorodven, titulada Los hijos del sol; un álbum muy complejo, ya que tiene diferentes estilos musicales, como pop, rock, jazz o swing. El primer sencillo fue Castillo azul, que alcanzó los primeros lugares de los rankings. También se extrajeron los sencillos Piel adentroAl final del arco iris (que es la continuación de la historia de la canción Déjame llorar) y, la canción Los hijos del sol, en homenaje a los niños de la calle de los países del continente americano.

En su tierra venezolana lo celebraba por primera vez como mejor intérprete del país con el premio Meridiano de Oro, galardón que le han otorgado innumerables veces a través de los años.

Ricardo Montaner mantiene el éxito a lo largo de los años habiendo firmado contrato con reconocidas empresas discográficas consolidando su carrera como cantante. Asimismo, ha participado como mentor en el programa La Voz Colombia. En el año 2016 ha recibido el Premio Grammy a la Excelencia, otorgado por la Academia de Artes y Ciencias de la Grabación, por sus contribuciones creativas en el campo de la música.

En el año 2018 participa como jurado en la segunda edición Argentina del programa La Voz Argentina.