Néstor Zavarce, un venezolano que siempre estará presente

Néstor Jesús Zavarce Sierralta fue un cantante y actor venezolano que nació en Jadacaquiva, Península de Paraguaná, estado Falcón, el 9 de abril de 1936 y falleció el 27 de agosto de 2010, en la ciudad de CaracasVenezuela. Era conocido en el mundo del espectáculo como Néstor Zavarce y dejó una carrera de grandes éxitos e inimaginable talento.

Antes de cumplir el primer año de edad, sus padres se radicaron en Caracas en busca de mejores oportunidades, pero no es sino hasta la edad de 13 años de edad que inició su carrera artística, pues por iniciativa propia, decidió participar en una audición para la película venezolana “La balandra Isabel llegó esta tarde” de 1950, dirigida por el argentino Carlos Hugo Christensen y producida por Bolívar Films.

El resultado fue un total éxito, dado que dicha película lo lanzó a la fama y rápidamente fue conocido en todo el mundo, llegando a ser catalogado como un “Niño Prodigio del Cine Venezolano” al destacarse junto a reconocidas figuras como los actores Arturo de Córdova, Virginia Luque, Tomás Henríquez, Juana Sujo, Juan Corona, entre otras grandes estrellas.

Zoraida Ceballos: Néstor Zavarce, un venezolano que siempre estará presente

Posteriormente, volvió a firmar contrato con Bolívar Films para protagonizar la película “Amanecer a la Vida” (1950) junto a la actriz mexicana, Susana Guízar. Luego, Christensen lo contrata de nuevo para protagonizar otras tres películas en el cine argentino: “Si muero antes de despertar” (1951), “Paraíso robado” (1952) y “Armiño negro” (1953) filmada esta última en las ruinas de Machu Pichu.

Con el pasar de los años, Néstor Zavarce participó en numerosas producciones de la televisión venezolana y, posteriormente, decidió probar suerte en el cine latinoamericano y viajó a México en busca de algún papel importante. Sin embargo, únicamente logró participar en la radionovela “Doña Bárbara” de 1959 de la Emisora Radial Mexicana XEW. Decepcionado, regresó nuevamente a su país, donde fue descubierto su talento de cantante por el músico y compositor venezolano, Oswaldo Oropeza, quien lo incentivó para emprender una carrera en esta faceta. Inicialmente, se presentó en la televisora venezolana Televisa interpretando temas con una máscara en el rostro y bajo la identificación de “El Cantante Incógnito”.

Su éxito inicial en esta etapa se lo debe a su interpretación de la canción paraguaya “El Pájaro Chogüí” (1960), tema que llegó a vender más de un millón de copias en todo el mundo y que lo convirtió en ídolo popular. Fue contratado en 1960 por Radio Caracas Televisión y comenzó a participar en el programa de variedades “El Show de Las Doce” animado por Víctor Saume Carreño.

Llegó a grabar alrededor de 300 canciones para diversas compañías discográficas, pero, a pesar de todo ello, fue gracias a la canción “Faltan Cinco pa’ las Doce” (1963), composición de Oswaldo Oropeza, la que logró consagrarlo y que se convirtió en un clásico navideño en casi todos los países de habla hispana, especialmente cada 31 de diciembre.

En 1974, Zavarce decidió retirarse totalmente de los escenarios para cumplir diversas funciones. Vivió sus últimos años en su casa de Potrerito ubicada en las montañas del estado Miranda. En los últimos años de su vida, recibió numerosos homenajes por parte de sus familiares y amigos más allegados. En mayo del año 2010, participó con sus familiares en la elaboración de su biografía titulada “Néstor Zavarce, Cuando la Vida Pasa”. No logró culminar este trabajo debido a que el 27 de agosto de 2010 falleció luego de sufrir un infarto.