Zoraida Ceballos: Néstor Zavarce, un venezolano de gran renombre

Néstor Jesús Zavarce Sierralta nació en la Península de Paraguaná, estado Falcón, el 09 de abril de 1936. Conocido en el mundo artístico como Néstor Zavarce, fue un cantante y actor venezolano reconocido en el ámbito internacional.

A los pocos mese de nacido, sus padres deciden mudarse a Caracas, exactamente en la parroquia La Pastora, posteriormente, a los 13 años de edad, inició su carrera artística participando en una audición para la película venezolana “La Balandra Isabel llegó Esta Tarde”, en 1950, bajo la dirección del argentino Carlos Hugo Christensen, producida por Bolívar Films.

Esa película lo dio a conocer mundialmente llegando a ser catalogado como un “niño prodigio del cine venezolano” al destacarse junto a reconocidas figuras como los actores Arturo de Córdova, Virginia Luque, Tomás Henríquez, Juana Sujo y Juan Corona.

Su destacada actuación le mereció otro contrato con Bolívar Films para protagonizar la película Amanecer a la vida, en 1950; y con el director Chistensen para protagonizar otras tres películas, esta vez en el cine argentino: Si muero antes de despertar en 1951, Tres muchachos y una chica en 1952 y Armiño negro en 1952.

Néstor Zavarce se hizo muy conocido en Venezuela y Colombia por su infaltable canción en las celebraciones de Año Nuevo de “Faltan cinco pa’ las doce”.

Participó asimismo en diversas producciones dramáticas televisivas, casi todas ellas realizadas por el canal Venevisión. Allí fue además presentador, junto a Susana Duijm, del programa de concursos “La Batalla de los Sexos” en 1980.

En 1984 desistió de la vida pública, luego de haber sido diputado del Congreso Nacional durante dos períodos, por Acción Democrática. Asimismo, fue director del Poliedro de Caracas.

Se retiró de la actividad pública debido a sus dolencias y el 27 de agosto de 2010, llega la lamentable noticia de su fallecimiento a causa de un infarto. Sin embargo, dejó detrás de sí una larga lista de éxitos y reconocimientos que mantendrán en alto su nombre.